Sospechoso número uno.

Tras el éxito abrumador en taquilla de “De cómo empezar con mal pie…” llega su esperada secuela, “De como empezar con mal pie 2, K.O.”. La verdad que hacer en menos de dos semanas de vida que tiene el blog un par de entradas de problemas técnicos no es ni mucho menos lo que me esperaba, pero es lo que toca. Como bien dicen las segundas partes nunca fueron buenas, y os aseguro que esta segunda parte es penosa ya que ha dejado a mi cámara completamente fuera de combate, después del salto me explico…

Después de unas semanas buscando un día para ir al Safari de Madrid esta mañana por fin he podido ir. Yo iba todo ilusionado, por primera vez iba a poder probar mi Nikon D5000 con animales que no fuesen ni mi perra ni la gata de mi abuela, que no es que me queje, pero siempre se agradece un poco de variedad. Después de tener toda la cámara preparada, sus baterías bien cargadas y la tarjeta a punto para un largo día haciendo fotos a los animales, la catástrofe se cernió sobre mi.

Sospechoso número dos.

El día no empezó bien del todo, resulta que no éramos los únicos que habían elegido viernes santo para ir al Safari y nos tocó esperarnos como media hora de caravana, pero bueno, por unas buenas fotos se hace lo que sea. Una vez dentro del recinto y después de que nos timasen con las zanahorias para dar de comer a los animales (2 bolsas por persona decía la chica, y nosotros con una cada uno y nos sobran la mitad…) empezó realmente el día fotográficamente hablando. Fotos  que si a la cebra, que si a la avestruz, que si un rinoceronte por aquí y un hipopótamo por allá, vamos, unas 100 fotos que para un rato no esta nada mal, total ya tocaría luego hacer limpieza. Pero el momento verdaderamente crítico llegó en la zona de los elefantes cuando mi amigo Fer me pide la cámara para ver si hace unas fotos, a esto que después de un par de disparos me dice: “oye tú, que yo apunto a la jirafa y me sale el elefante ¿¿¿???”, yo claro, como es normal empiezo a pensar que algo estaba haciendo mal de fijo, pero cuando cojo la cámara para ver que pasa me doy cuenta que no me deja hacer ninguna foto, ¡¡siempre sale el elefante!! Después de varias pruebas (que si borro fotos, que si quito la tarjeta, que si cambio el objetivo, etc etc) ya me doy cuenta de que no tiene remedio, y que el fantástico día en el Safari ha pasado a ser el fatídico día en el Safari.

Este con esa cara de malas pulgas es mi infiltrado en la zona.

Sobre el error he buscado información pero no he encontrado nada relacionado, pero vamos con lo poco que sé de la estructura interna de las cámaras reflex lo más probable es que sea un error del sensor, ya que el sistema de obturación funciona perfectamente (suena igual que siempre la cámara). En cuanto pueda me acercaré a la tienda donde la compré a ver que me dicen, y espero que no me ponga ningún problema ya que con 4 meses que tiene la cámara no es normal que la pasen estas cosas, y además está en garantía.

Así que nada, hasta que me la arreglen tendré que ir tirando con la Lumix, aunque me fastidia bastante ya que tenía pensado participar en un concurso la semana que viene y no es lo mismo. Ya os avisaré de como queda la cosa…

Anuncios