He estado observando las visitas del blog y me he dado cuenta de que muchas de ellas (la gran mayoría) vienen buscando como hacer fotografías en HDR, y cuando entran se encuentran con el post que hice hace algún tiempo de la diferencia de hacer los HDR con tres fotografías disparadas en bracketing o de hacerlo con fotografías en formato RAW. Pues bien, vamos a dar lo que quiere a toda esa gente (y así de paso conseguimos unas cuantas visitas para el blog que nunca viene mal 😀 ).

Como dije en el otro post la fotografía HDR se presenta en teoría como una técnica que pretende acercar la fotografía a lo que vemos nosotros físicamente. Esto como digo es en teoría, ya que solo hay que buscar un poco por flickr para darse cuenta que mucha gente utiliza esta técnica para dar a sus fotos un toque fantástico e irreal, aunque yo por mi parte suelo ser bastante conservador y pretendo conservar el realismo en mis fotos (aunque tengo de todo en mi galería…).

De vuelta al molino

Para hacer un HDR tenemos tres opciones dependiendo de los archivos con los que comencemos (de ahí que vaya a dividir este tutorial en tres entradas) y dependiendo de cual escojamos obtendremos unos resultados u otros. Las opciones son:

  • Varias fotos iguales con diferentes exposiciones (bracketing): este es el método del que voy a hablar hoy y es posiblemente con el que mejores resultados obtendremos, aunque también es verdad que es el más elaborado de llevar a cabo.
  • Un solo archivo RAW: las cámaras reflex digitales (incluso las compactas más avanzadas) nos brindan la posibilidad de disparar en RAW, que sería lo equivalente al negativo en analógico. A partir de este archivo podremos lograr varias fotos iguales pero con distintas exposiciones. Los resultados para mi gusto (como indiqué en este post) son algo peores que con el anterior método, pero sin embargo es mucho más cómodo y es el que suelo utilizar.
  • Un solo archivo JPG: realmente las fotografías HDR hechas a partir de un JPG no son puramente HDR, pero sin embargo los resultados obtenidos no están nada mal y además es accesible para todo el mundo ya que no es necesario una cámara que dispare en RAW.

Varias fotos con diferentes exposiciones (bracketing).


Para este método vamos a necesitar dos cosas: como no puede ser de otra forma, una cámara (si tiene la opción de bracketing de exposición mejor que mejor) y un trípode o punto de apoyo ESTABLE. Una vez tengamos la cámara en el trípode activamos la opción de bracketing con una diferencia de exposición entre fotos de 1, aunque podéis poner la diferencia que queráis así como hacer más de tres fotos (supuestamente cuantas más mejor). Una vez tengáis el encuadre disparáis tres fotos, y si la cámara tiene bracketing ya se encarga ella de que cada una tenga una exposición diferente (si hemos puesto un valor de 1, tendremos tres fotos con exposiciones +1, 0 y -1). Si la cámara no tiene la opción de bracketing tendremos que ser nosotros manualmente los que cambiemos la exposición entre foto y foto. Con este método tenéis que tener mucho cuidado a la hora de hacer las fotos, si se os mueve la cámara luego os tocará alinearlas, y si bien esto no es muy complicado para pequeños movimientos, como se os mueva mucho ya podéis ir tirando las fotografías directamente a la basura.

Procesado.

AVISO: este paso es común para los tres métodos por lo que simplemente copiaré y pegaré el mismo texto en las tres entradas.

Con las tres fotos en el ordenador llega la hora de hacer la “magia”, y para esto vamos a necesitar un programa que sea capaz de juntar las tres fotos en una. A mi personalmente me gusta Dynamic Photo HDR, del que podéis descargar una versión de prueba en su web oficial, pero también hay otras alternativas bastante populares como Photomatix o el propio Photoshop. Ya con el programa abierto vamos a empezar a trabajar con nuestras fotos:

  1. En el menú de la derecha damos al botón que indica “Create HDR file”.
  2. Se nos abrirá entonces una ventana en la que tendremos que dar a el botón “Add images”, con el que se nos abrirá otra ventana en la que tendremos que seleccionar nuestros tres archivos.
  3. Ahora tenemos dos opciones, o elegir la exposición de cada foto en el caso de que no aparezca, o dar al botón “Guess EV” para que el programa elija el valor que crea apropiado. Una vez terminado damos a OK.
  4. En la siguiente ventana nos pedirá que alineemos las fotos, aunque si no nos movimos cuando hicimos las fotos podéis dar directamente a OK. En el caso de que alguna foto esté movida únicamente tendremos que ajustarla con las flechas de dirección del teclado.
  5. De nuevo en la pantalla principal del programa, nos dirigimos al menú de la derecha y pulsamos el botón “Tone Map HDR file”.
  6. Este paso es sin duda el más importante del proceso, y es que es en él cuando tenemos que elegir el camino que va a tomar nuestra foto. En la ventana que nos ha aparecido lo primero que vemos son las 6 opciones de la derecha: Eye-Catching, Ultra-Contrast, Smooth Compressor, Auto-Adaptive, Photographic y Human Eye. A mi personalmente las opciones que más me gustan son Eye-Catching, que nos muestra una imagen bastante cercana a la realidad y nos permite ajustarla a nuestro gusto, y Ultra-Contrast, que es la opción ideal si queremos hacer un HDR exagerado y fantástico de los que os he hablado antes. Son estas dos las que voy a utilizar en este tutorial, pero os animo a que toqueteéis todo ya que seguro que encontráis en las otras opciones algo que os gusta.
  7. Con la opción de Eye-Catching marcada nos fijamos en el submenú que hay inmediatamente debajo, que es en el que tendremos que ajustar los valores a nuestro gusto. Con la de Brightnes ajustaremos el brillo de la foto, con Color Saturation la saturación, la opción Vivid Colors es parecida a la saturación y sirve para dar más colorido a nuestra foto, y las otras tres opciones sirven para dar el “efecto HDR” a nuestras fotos. Mientras que las dos primeras añaden más contraste a la foto, la tercera nos permite suavizar un poco la foto. Jugad con ellas y buscar una configuración que os guste.
  8. Con la opción de Ultra Contrast los ajustes que podremos modificar son prácticamente los mismos así que no me voy a enrollar explicando para qué es cada uno, simplemente ajustarlos como queráis y pasar al siguiente paso.
  9. En el menú de la derecha tenemos varias opciones, empezando por la de filtro de color, que nos permite  dar diferentes efectos de color a nuestras fotos (blanco y negro, sepia…), Gamma, una opción para ajustar el brillo de la foto en general, Curves, que no es ni más ni menos que un gráfico de curvas (no viene mal jugar con él para dar unos últimos retoques a la foto), Color Equalizer y Hue Shift, que son también para dar efectos de color  a nuestra foto. Por último abajo tenemos 4 opciones de las que cabe destacar NR (Noise Reduction), que sirve para reducir el ruido de nuestra foto, cosa que no viene nada mal después de estar trabajando con ella.
  10. Por último debajo de la foto tenemos varias opciones relacionadas con la luz, como son Light Tuner (para ajustar la fuente de luz), Kelvin (modifica la temperatura de la luz) y Mathc Color, por si queréis dar a la foto una luz parecida la vista en otra foto. Yo no suelo tocar mucho estas opciones, si necesito algún retoque posterior suelo utilizar Photoshop.
  11. Y ya esta todo, pulsáis el botón Process, esperáis un rato, y ya tenéis vuestra fotografía HDR lista 😀

Espero que os haya gustado esta primera parte del tutorial, como veis no es un proceso para nada complicado y una vez que os acostumbréis al programa os saldrán las fotos como churros. En la siguiente os hablaré de como hacer un HDR a partir de un RAW, que como ya he dicho da mucho menos trabajo y además es aconsejable para fotos en las que haya objetos en movimiento.

Un saludo.

Anuncios