Durante estos últimos días han sido muchas las personas que me han preguntado que cómo había hecho la fotografía de la Vía Láctea que publiqué en las Fotografías de la Semana 3, y como lo prometido es deuda voy a dedicar un par de entradas a este tema. Antes de comenzar quiero aclarar que yo soy un novato en este mundo, y es que la fotografía de la Vía Láctea es la primera foto que hago de este tipo, por lo que seguramente haga algunas cosas mal, pero de todas formas lo que busco con este tutorial es que cualquiera pueda hacer una foto como la que hice yo, y ya si os convence la técnica que seáis vosotros los que vayáis descubriendo nuevos y mejores métodos con la experiencia. Después del salto empiezo 😀

En esta primera parte del tutorial me voy a centrar en la toma de astrofotografías de campo amplio, y después en la segunda parte que publicaré en unos días hablaré del apilamiento de imágenes y procesado de las mismas con ayuda de diversos programas. Para empezar vamos a hacer una pequeña lista de las cosas que necesitamos:

– Como es obvio, una cámara de fotos. Ha habido gente que me ha preguntado si con una compacta se pueden hacer estas fotos, y como yo no estoy del todo seguro (aunque creo que sí) os recomiendo que los que no tengáis alternativa lo probéis. Por otra parte los que dispongáis de una reflex digital no tenéis ningún problema, sólo necesitáis un gran angular como el que suele venir con todos los cuerpos ( 18 mm o similar).

Trípode. Este es otro de los objetos claves que necesitamos, y es que como salgan las fotos movidas iros olvidando de hacer nada con ellas. Como alternativa podéis utilizar un punto de apoyo estable, pero de todas formas hay trípodes muy baratos en el mercado que cumplen perfectamente su función.

Disparador remoto. Este artilugio no es estrictamente necesario, pero sin embargo nos facilita muchísimo el trabajo a la hora de tomar las fotos, y por el precio que tiene también merece la pena hacerse con uno. Si aún así no tenéis y no queréis comprar uno (o vuestra cámara es una compacta) la alternativa es utilizar el temporizador de la cámara.

Un cielo despejado y estrellado. También es obvio que en un día nublado no podréis hacer este tipo de fotos, pero además tendréis que tener mucho cuidado con la contaminación lumínica, y es que si tenéis mucha en vuestra zona las fotos os van a salir con menos estrellas, aunque en la segunda parte del tutorial os enseñaré algunos truquillos para eliminar en la medida de lo posible el tono anaranjado de la contaminación y realzar las estrellas. También es muy importante contar con la Luna, así que si tenéis elección elegid unas horas sin Luna o una noche con Luna Nueva.

 

Esta es una foto antes de procesarla, como podéis ver la contaminación lumínica es más que evidente.

 

Una vez tengamos todo listo es hora de salir al campo. Como os he puesto arriba, es muy importante que desde el sitio que escojáis para tomar las fotos tengáis buena visibilidad del cielo, así como la menor contaminación lumínica posible. Yo en mi caso vivo cerca de Madrid y la cosa está complicada, pero por suerte en mi último viaje pude disfrutar de una noche en Innsbruck con un cielo estrellado impresionante, aunque también es verdad  que la contaminación de esta ciudad se notaba en algunas fotos.

Ya  instalados y bien acomodados llega el momento de ponerse a hacer fotos. Para ello lo primero que vamos a hacer es poner nuestra cámara en manual y toquetear todo un poco, y es que si disparáis en automático no os va a salir nada. Para este tipo de fotos lo que buscamos ante todo es que entre la mayor luz posible por nuestro objetivo, para ello lo que tenemos que hacer es poner este en la máxima apertura, por ejemplo en el que yo utilicé (el del kit de la D5000) era de F 4.0 para 18 mm. La focal esta estrechamente relacionada con el tiempo de exposición máxima que podemos ajustar para que las estrellas no nos salgan movidas debido a la rotación de la Tierra, así que no os lancéis a poner exposiciones de varios minutos ya que para el tipo de fotos que queremos hacer no nos vale. Con una focal de 18 mm como la que yo utilicé el límite de tiempo en la exposición está sobre los 25-30 segundos, saliendo con 30 alguna que otra estrella movida (las más lejanas al eje de rotación, que se sitúa cercano a la Estrella Polar).

Además de esto también debemos subir el ISO bastante, yo por ejemplo hice varias pruebas y con el que mejores resultados logré fue con el ISO máximo que permitía mi D5000 (sin forzar) que es 3200. Seguramente penséis que este ISO es una barbaridad y que el ruido que vamos a obtener va a ser bestial, y no os falta razón, pero lo bueno que tiene esto es que no vamos a hacer una foto sino que vamos a hacer muchas, y gracias a un programa de apilamiento de imágenes vamos a lograr eliminar el ruido en la medida de lo posible.

 

Parte de la fotografía a tamaño original para que aprecieis la cantidad de ruido a ISO 3200.

 

Por último nos falta lo más importante por ajustar, que es el enfoque y el encuadre. El enfoque como es obvio no lo podemos dejar en automático, y es que si lo intentáis veréis que la cámara se vuelve loca intentándolo pero al final no consigue nada, por lo que para lograr un enfoque decente y unas estrellas puntuales debemos hacerlo todo manualmente. Aquí surge uno de los mayores problemas y es que el enfoque al infinito no se sitúa en un extremo del anillo de enfoque, como cabría esperar, sino que por ejemplo en el objetivo que utilizaba yo estaba todo a la derecha y un pelín a la izquierda (un par de milímetros). Supongo que en la mayoría de los objetivos será igual o muy similar, pero de todas formas os aconsejo que perdáis cinco minutos comprobando que el enfoque esté perfecto, porque como no lo esté ya podéis ir tirando toda la sesión a la basura.

ACTUALIZACIÓN: como apunta “perturbao” en los comentarios una forma más eficaz de lograr un buen enfoque es utilizando el concepto de hiperfocal. Si os animáis a utilizar este método os aconsejo que os paséis por esta web donde podéis calcular fácilmente la distancia hiperfocal para vuestro caso.

Otro punto es el encuadre, que como os daréis cuenta es difícil de elegir ya que a través del visor no se ve nada de nada. Para lograr un encuadre adecuado lo mejor que podéis hacer es esperar un buen rato a que se os acostumbren los ojos a la oscuridad, y así con un poco de suerte podréis apreciar la Vía Láctea a simple vista y saber para donde dirigir la cámara. De todas formas si tenéis los conocimientos adecuados sobre las estrellas y sois capaces de identificarlas siempre podéis dirigir la cámara hacia donde os plazca. Yo por mi parte como no tengo ni idea, opté por la primera opción, aunque también es verdad que me apoyé en una aplicación gratuita que hay para móviles con sistema operativo Android llamado Google Sky Map, con la cual gracias a la brújula del móvil y la posición GPS te dice que es lo que está detrás del móvil, por lo que si disponéis de un teléfono con Android no dudéis en utilizarlo. Para localizar la Vía Láctea gracias a este programa yo lo que hago es buscar las constelaciones de Sagitario y de Escorpio, y es que ambas están situadas cerca del centro de la galaxia, os dejo una imagen para que me entendáis:

 

Podéis localizar a Sagittarius y Scorpius cerca del centro.

 

Bien, vamos al lio que seguro que ya lo estáis deseando. Ya con la cámara puesta en el trípode, el enfoque bien ajustado y los parámetros como os he descrito arriba, enchufad el disparador remoto (si no tenéis utilizad el temporizador de la cámara para evitar vibraciones) y poneos a disparar a diestro y siniestro. El número de fotos que tenéis que disparar depende de vosotros, pero debéis saber que cuantas más saquéis mejor. Yo en mi caso disparé tan solo 5 fotos, cosa de la que ahora me arrepiento ya que tiempo no me faltaba y podía haber disparado bien a gusto 20. Una opción que tenéis para hacer más cómodo el trabajo y tocar la cámara lo menos posible es activar las diversas funciones de automatizado que tienen las cámaras (o los disparadores remotos), como son el disparo a intervalos o la ráfaga.

Cuando hayáis terminado de disparar las fotografías de las estrellas en sí (a partir de ahora las llamaremos “light”) vamos con las fotografías de ajuste, que nos servirán posteriormente para eliminar el ruido o los defectos de la lente y el sensor de nuestra cámara. Para empezar lo que tenéis que hacer nada más terminar de disparar las fotografías light es tapar el objetivo de vuestra cámara y disparar unas cuantas fotografías con los mismo ajustes que hemos utilizado en las light, de manera que obtengamos fotos totalmente negras que nos servirán para eliminar el ruido de nuestra fotografía. A estas tomas negras las llamaremos “dark”. Yo en mi caso disparé también 5, aunque repito lo mismo que antes, cuantas más disparéis mejor que mejor.

Para terminar con nuestra sesión fotográfica necesitamos las fotografías llamadas “Bias”. Este tipo de fotografías, al contrario que las dark, no es necesario que las toméis justo después de acabar con las light, sino que podéis esperaros a llegar a casa y hacerlas allí tranquilamente. Para ello lo que tenéis que hacer es tomar fotografías con la máxima velocidad de obturación posible para vuestra cámara, con el mismo ISO que tomasteis las light y con la tapa del objetivo puesta. Al igual que en las otras es recomendable que toméis cuantas más mejor.

Además hay otro tipo de fotografías de ajuste, las llamadas Flat, pero en nuestro caso no las vamos a utilizar ya que son para eliminar los defectos de la lente en caso de que estemos utilizando un telescopio.

 

Para hacer las fotos Dark y Bias lo mejor es poner la tapa del objetivo.

 

Ya habéis terminado de hacer las fotografías necesarias, ahora solo falta llegar a casa y ver los resultados, pero antes vamos a utilizar un programa específico para apilar todas las fotos y eliminar el ruido de ellas. Ese programa es DeepSkyStacker y es totalmente gratuito. En su web podéis encontrar más información sobre su uso aunque ya os aviso de que la segunda parte del tutorial va a ir dedicada a como utilizarlo para lograr nuestras impresionantes fotografías, el único “problema” es que tendréis que esperar unos días hasta que termine de escribirlo, mientras tanto lo que podéis hacer es salir a poner en práctica lo que habéis aprendido en esta primera parte.

Antes de despedirme querría hacer un pequeño resumen por si alguien se quiere llevar la chuleta al campo:

  1. Coger la cámara, el trípode y el disparador remoto.
  2. Elegir un buen sitio para tomar las fotos, con la menor contaminación lumínica posible.
  3. Configurar la cámara: enfoque manual al infinito, focal mínima, apertura máxima, ISO muy alta y tiempos de exposición largos pero sin que llegue a apreciarse el movimiento de las estrellas (para un 18 mm anda por los 30 segundos).
  4. Enchufar el disparador remoto, montar la cámara en el trípode y disparar unas cuantas fotografías (light) al lugar adecuado.
  5. Tapar el objetivo y con la misma configuración disparar unas cuantas fotografías (dark).
  6. Cambiar el tiempo de exposición al mínimo (por ejemplo 1/4000 s en la D5000) y disparar unas cuantas fotografías (bias).
  7. Disfrutar de la noche 😀

Y esto es todo, espero que os haya servido de ayuda y perdonad por todos los errores que haya cometido durante el tutorial, recordad que yo al fin y al cabo soy un principiante como vosotros en esta técnica y espero ir mejorando con el tiempo. Cualquier duda que tengáis no dudéis de ponerla en los comentarios 😉

Un saludo.

PD: como pequeño “juego” os recomiendo que mientras se hacen las fotos os pongáis a buscar satélites artificiales, es sorprendente apreciar a simple vista como se mueven algunas pequeñas “estrellas”.


Parte II

Anuncios