Etiquetas

, , , , ,

AVISO: no sé por qué pero todas las fotos parecen desenfocadas, para verlas bien pulsad encima de ellas y ya está, procuraré solucionar el problema cuanto antes 😉

Ya estoy de vuelta! Como ya os anuncié en la última entrada iba a estar una semana fuera, en los Alpes para ser más específicos, y como no podía ser de otra forma ya os traigo las primeras fotos del viaje.

Esta vez voy a variar un poco la forma de publicar las fotos, y en vez de ponerlas en entradas de “Galería” todas juntas y sin orden aparente, lo que voy a hacer es dividir el viaje por días, publicando en cada entrada las fotos de un día y por tanto de una zona de los Alpes, y en caso de haber realizado una pequeña caminata también pondré el track de GPS para los interesados.

Para empezar he elegido las fotos del día que decidimos subir a Aiguille du Midi desde Chamonix Mont Blanc en teleférico, cosa que ya hice hace unos años pero desde el lado Italiano del teleférico (Courmayeur). Como ya sabíamos más o menos lo que nos esperaba (excepto tres personas nuevas que nos acompañaban que no había subido nunca, de ahí que repitiésemos) decidimos comprar un viaje desde Chamonix hasta Punta Helbroner ida y vuelta, y aquí viene el palo, el viaje cuesta unos 65 € por personas, casi na’. Y seguramente os preguntaréis si realmente merece la pena ese desembolso de dinero, personalmente creo que sí, ¿las razones?, a continuación las tenéis:

PD: para los curiosos,”aiguille” se traduce del francés como aguja.

Pulsar encima para ver con buena resolución.

Ahí tenéis un primer panorama de los que os vais a encontrar si algún día subís, simplemente espectacular (y eso que no tiene nada que ver con verlo en persona). Si tuviese que definir con una sola palabra el paisaje de ahí arriba sería sin lugar a dudas grandioso. El teleférico de Chamonix nos sube desde unos 1000 metros de altura hasta los más de 3800 de la Aiguille du Midi en menos de 10 minutos (de ahí que mucha gente se maree y sufra incluso mal de altura), y la verdad que es como entrar en otro mundo, cambiando los frondosos bosques del valle por el paisaje congelado del Mer de Glace (el glaciar de la foto).

Aunque no lo parezca, todas las grietas que aparecen en las fotos tienen cientos de metros de anchura y profundidad, pero tened en cuenta que están tomadas desde la ventana del teleférico que une Aiguille du Midi con punta Helbroner (si os fijáis en esta última foto se aprecia la sombra de las tres cabinas del teleférico en la parte inferior de la foto), de ahí que no se aprecie la grandiosidad del asunto, pero para eso tengo alguna que otra foto que puede que os ayude:

Hay que ver que chiquititos parecemos cuando se nos pone ante semejantes moles, y eso que la de la foto será una de las agujas más “pequeñas”  que hay, pero de no ser por esos dos alpinistas de la foto simplemente nos parecería una montaña más como las que tenemos cerca de nuestra casa (guardando las distancias). Y hablando de alpinistas, en comparación con la otra vez que estuve yo diría que en este viaje había muchísima más gente caminando por la nieve, lástima que no viese a nadie entre las grietas como hace un par de años, pero aún así no me puedo quejar:

Y más gente por la nieve:

También tuve oportunidad de practicar con la fotografía minimalista, como digo las dimensiones del paisaje ayudaban y mucho y además con la nieve contrastando con la gente era fácil de identificar a los grupos de montañeros:

Y otra del mismo estilo:

Pero no solo había gente caminando, con tanto pico inaccesible a pie era inevitable que hubiese también muchísimos escaladores entre las agujas, aunque yo solo fui capaz de identificar y fotografiar a los que había en las más cercanas:

Incluso algunos parecía que habían encontrado el lugar ideal para comer:

Pues lo dicho, un paisaje espectacular por el que yo creo que vale la pena pagar el teleférico, espero volver dentro de relativamente poco tiempo pero esta vez como alguno de los que aparece en las fotografías (los escaladores no, que eso ya son palabras mayores)…

Bueno y estas son las fotos del día que subí a Aiguille du Midi, dentro de una semana cuando vuelva de la playa ya iré subiendo las del imponente Cervino o las del gigantesco glaciar de Aletsch, que tampoco se quedan atrás en cuanto a espectacularidad.

Para terminar os dejo con un blanco y negro de una montaña cercana al Mont Blanc, que ahora que lo pienso de todas las fotos que he colgado aquí en ninguna aparece, otra vez será para la montaña más alta de Europa.

Anuncios