Etiquetas

, , ,

 Siempre había oído oír de la magnífica Laurisilva de la isla de La Gomera, situada en el archipiélago canario, por lo que cuando supe que iba a ir a las islas me dio pena el no tener el tiempo suficiente para poder visitar esta isla además de mi destino, Tenerife. Sin embargo después de documentarme un poco descubrí que en Tenerife también había este tipo de selva prehistórica, y sin dudarlo dos veces eché el trípode a la maleta y reservé un día de mi viaje para ir a descubrir el parque rural de Anaga.

El parque está situado en el pico superior de la isla de Tenerife, por encima de Santa Cruz y La Laguna, y para acceder a él lo más sencillo es dirigirse hacia Las Mercedes y seguir la carretera para adelante (está perfectamente indicado en los carteles de la carretera). Una vez pasado Las Mercerdes empezaremos a meternos de lleno en un denso bosque de “laureles” (de ahí el nombre de laurisilva, ya que la hoja de la mayoría de los árboles es similar a la del laurel) y nos rodeará una niebla casi persistente a lo largo de todo el año, al fin y al cabo si está verde será por algo.

La mejor forma de contemplar el parque rural es bajarse del coche y darse un paseo por los numerosos senderos que hay en él. Si no sabéis que hacer lo mejor es que os dirijáis al centro de visitantes que está situado en la Cruz del Carmen, en la carretera principal que atraviesa el parque, y que preguntéis por las diversas rutas que podéis hacer. Yo personalmente es lo que hice ya que no tenía demasiado tiempo para hacer una ruta larga, y allí me atendió amablemente un chico que además de indicarme por donde tenía que ir me sugirió un par de enigmas sobre el bosque para que los pensase mientras caminaba, da gusto encontrarse con gente que disfruta con su trabajo.

Yo como decía hice una ruta corta, pero si tenéis tiempo y os apetece disfrutar del parque al cien por cien os aconsejaría que bajaseis caminando hasta la playa de Benijo, a la que yo bajé en coche y es de las playas más bonitas que he tenido el placer de fotografiar, tanto es así que no os voy a hablar más de ella ya que la voy a dedicar una entrada exclusiva. En este enlace podéis encontrar un track para GPS de una ruta que he visto por wikiloc que baja hasta la playa, y como podéis ver es dura y además sólo de ida, por lo que para la vuelta tendríais que contratar un taxi.

En cualquier caso, si lo que preferís es dar un paseo corto pero igualmente sorprendente por mitad del bosque lo mejor es que hagáis la ruta circular que hice yo desde la Cruz del Carmen. Todavía no he subido el track pero en cuanto lo haga lo pondré al final del artículo, aunque como comentaba hace un rato si preguntáis en el centro de visitantes os van a dar las indicaciones suficientes para hacer la ruta.Por último me gustaría hacer un par de recomendaciones. Vayáis a hacer la ruta larga o la corta el cortavientos es algo que no os puede faltar (a no ser que esté el día despejado), ya que las nubes se sitúan a la altura del parque y si bien la temperatura es bastante agradable (sobre los 20 ºC) entre el viento y la humedad la sensación térmica puede jugaros una mala pasada. Y por otra parte, si tenéis pensado hacer fotos no os podéis dejar el trípode en casa ya que la luz es bastante pobre, la vegetación es muy frondosa y apenas llega luz a las partes bajas del bosque y si además hay niebla peor aún, por lo que un buen trípode se hace indispensable para disfrutar de esta afición nuestra como es debido.

Anaga 1 by Enrique Ruiz-Medrano García (EnriqueRMG) on 500px.com
Y nada más, próximamente publicaré más entradas de la fantástica isla de Tenerife (la playa de Benijo, el Teide, los Gigantes…) así como también terminaré con la serie de los Alpes de la que me faltan aún un par de rutas.

Un saludo!

Anuncios